Quienes somos

Centro Recreativo y Cultural de personas sordas de Barcelona.

Es un honor formar parte del Centro Recreativo y Cultural de personas sordas de Barcelona, entidad de gran trayectoria que vela desde sus inicios por la mejora de la calidad de vida de las personas sordas y sordociegas.

En el convencimiento de que la participación social es un derecho irrenunciable, asumimos la responsabilidad de luchar para fomentar la igualdad de condiciones en la sociedad, a través de un Cerecusor vivo, activo, en constante movimiento que tiene que suponer el marco para el encuentro, la accesibilidad informativa y el conjunto de servicios ofrecidos a nuestros socios.
Deseamos que continuemos adelante, sin olvidar nuestra historia pero en búsqueda permanente de los nuevos recursos que puedan garantizar la continuidad de nuestras actividades, que son nuestro espíritu.

Composición de la junta directiva

  • Presidencia: Encarna Muñoz
  • Vicepresidencia: Josep Boronat
  • Secretaria General: Vanessa Juan
  • Delegado de Cultura: Josep Mª Iglesias
  • Delegada de Formación: Mª Ángeles Tarancón
  • Delegada de Gent Gran: Montserrat Casanovas
  • Delegada de Juventud: Anna Iglesias
  • Delegada de Igualdad de Género: Ángel Mellado
  • Equipo de Gestión Económica: Esther Oliveros, Carlos Gandoy y Josep Mª Iglesias
  • Técnicas administrativas: Brígida Quesada, Mar Ibáñez, Irene Arteaga
  • Técnica subvenciones, licitaciones y proyectos: Brígida Quesada
  • Mediadora comunicativa: Mar Ibáñez
  • Intérpretes de lengua de signos: Brigida Quesada, Irene Arteaga

Organigrama

Historia breve de CRC

La historia comenzó cuando Pedro Segimon, pintor profesional, tuvo que desplazarse a Madrid para pintar un retrato, y allí se halló con Mario Piniés, hermano del embajador en la ONU Jaime Piniés, y que había sido refugiado en Barcelona durante la guerra. Mario Piniés le propuso realizar una visita al local de Acción Católica de Sordmuts y lo puso en contacto con su presidente, Estanislao Martín. De sus conversaciones surgió la idea de abrir un centro de Acción Católica en Barcelona para atender a la formación moral, patriótica y especialmente religiosa de las personas sordas. Al parecer, era un buen momento para iniciar esta empresa puesto que se podían esperar ayudas importantes por parte de los políticos y del Obispado.

 

De vuelta a Barcelona, Pedro Segimon, comentó el encuentro con su esposa, M. Ángeles Valentí y con algunos amigos. La propuesta tuvo una excelente acogida; entraron en contacto con Acción Católica de Madrid y empezó a estudiarse la posibilidad de abrir una delegación en Barcelona.

 

La delegación en Cataluña de Acción Católica Nacional de Sordmuts nació en 1941. Con anterioridad al 30 de marzo se creó una Comisión Organizadora que debía encargarse de realizar las gestiones necesarias para llegar a la sesión del 30 de marzo, fecha en la que con la presencia de D. Estanislao Martín, Fundador de Acción Católica Nacional y presidente de la misma, se reunió la Junta Directiva de la Delegación de Cataluña en la Sala Mozart.

La sesión se inició definiendo los trabajos asociados a cada uno de los directivos.

Los cargos designados fueron los siguientes:

  • Presidente: Pedro Segimon
  • Secretario: Luis Boldú
  • Tesorero: José Cuéllar
  • Contador: Jorge Carnet
  • Vocal delegada de la Sección Femenina: Ángeles Valentí
  • Vocales auxiliares: Ramón Riera y Bartolomé Gallastegui

En una junta general extraordinaria que se celebró el 12 de junio de 1976, Por la votación se aprobó la nueva denominación de la entidad “Centro Recreativo Cultural de Sordos de Barcelona«.